16.4.13

Paciencia y esfuerzo....

¡! - Imágen realizada por MªÁngeles Freytas García.

Creo que es erróneo entender la Arquitectura como una carrera porque no hay ninguna meta. Ya no existe esa idea del arquitecto que salía de la escuela y le llovían ofertas. Por suerte o por desgracia, ésta es la realidad. 

Se estaba construyendo bajo la filosofía de "que no se caiga", sin una mínima reflexión alrededor de temas tan relevantes en la arquitectura como el simple hecho de "habitar". El objetivo de muchos arquitectos era producir, producir, sin cuestionar la calidad de sus construcciones. Esto indudablemente ha sido un error, y como cabía esperar esta realidad ha estallado. 

Ya no hay dinero ni confianza en nuestra profesión, y hemos de admitir que en parte somos culpables de ello. Pero como todo ciclo, la crisis pasará y tendremos otra oportunidad de demostrar a la sociedad la importancia de construir desde la arquitectura, y no desde el "colocar un ladrillo sobre otro garantizando su estabilidad". Pues si bien el tema estructural es importante, sólo es uno de los muchos pilares imprescindibles en una buena arquitectura. Por eso me duele que se compare al arquitecto con el ingeniero pues no es momento de entablar una lucha entre ambos. Uno necesita del otro tanto como el otro necesita del uno, y sólo desde la colaboración podremos hacer frente a esta crisis que es la que de verdad nos está atacando, sin necesidad de pisar terrenos desconocidos.

Por eso, más que de una carrera la arquitectura debe mirarse desde un proceso, una evolución en la que tomamos parte desde el momento en que nos interesamos por este mundo. Me gusta lo que hago, y creo que si creemos en una evolución y renovación de la profesión, un día seremos recompensados y valorados por nuestro trabajo. Y sobre todo, podremos demostrar a la sociedad la magia de la Arquitectura.


Una opinión personal y discutible si se quiere, pero creo que debemos mirar al futuro desde el esfuerzo y no desde la queja.

1 comentario

  1. Estaba descansando de vagar entre las páginas de Dirección de Obras, y me he encontrado este post.
    Durante esta última etapa en mi carrera de Arquitectura, intento desaprender todo lo aprendido, sin querer plagiar aquel famoso anuncio que comenzó con la palabreja "desaprender", y que tan de moda se pondrá.
    Es tiempo de saber reubicarnos, reagruparnos, reencontrarnos, reciclarnos... no son tópicos. Se trata de saber quién somos, quién queremos ser, y qué esperamos.
    Ninguna de estas actitudes, nace de la queja. La queja, sólo trae vacío y pensamiento autodestructivo. La misma queja de vagar entre apuntes.
    No podemos saltar etapas (ojalá no llevara diez días leyendo la palabra apeo hasta en la sopa), pero tampoco debemos de perder de vista el objetivo.
    No es una carrera, como bien decís, es para mí casi la actitud de acecho de una hiena. Agazapados, (azurronados), tras la hierba (tras la pantalla del portátil), a horas insospechadas (a las cuatro de la mañana), con las estrellas mirándonos (con el redbull en la mano)... pero con el paso firme. Porque cuando menos lo esperemos... saltaremos.
    Lo importante es saber lo que queremos. Y entonces, saltar.
    ¡Animo, y gracias por compartir vuestra reflexión!
    Pd. Bonito dibujo ;)

    ResponderEliminar

Nota del autor: los comentarios que resulten ofensivos o de temática diferente a la aquí tratada serán eliminados. Desde "planta o sección" agradecemos la crítica constructiva y sobre todo, agradecemos tu visita y dedicación.

© planta o sección
Maira Gall