12.1.13

Empecemos por enseñar Arquitectura

Imagen extraida de http://reseteados.com/2013/01/08/en-casa-de-arquitecto/ el 12 de enero de 2013

Conforme veo arquitectura, reflexiono sobre ella o hablo y discuto con personas, hay una idea a la cual llevo dándole vueltas desde hace tiempo, y ahora con este ajetreo de la LSP me he animado más a escribirla. Ya dejé algo plasmado en un ensayo que escribimos mi compañera y yo, pero hoy quiero hacer hincapié en esta idea. Estoy preocupado con la cultura arquitectónica que impartimos en España (y digo España porque es lo que conozco). No me refiero a que todos seamos unos unos genios en nuestras escuelas y en nuestra posterior vida profesional, me refiero a la cultura base de la sociedad española sobre la historia de la arquitectura, lo que hacemos actualmente y lo que buscamos.  

Un sencillo ejemplo es la formación primaria primaria y secundaria que recibimos. En mi caso, lo más cercano que tuve a la arquitectura  fue un pequeño temario de Historia del Arte metido dentro de la asignatura de Historia en Cuarto de ESO. En ese temario vimos una pizca de cada cosa: gótico, barroco, renacimiento. Algo de pintura y algo de escultura también. Ahí quedó todo. En una historia en la que la Arquitectura es una de las profesiones más antiguas nos la dejan entrever en la mitad de un curso. Magnifico.

Lo que pasó después es evidente: Uno se cree que la arquitectura no tiene más que aquellas catedrales y edificios de X estilo. No se habla nada de arquitectura moderna (quizás en alguna optativa de bachillerato si, cosa que en el mio de ciencias no se podía coger) y ni que decir tiene que no se toca nada de lo que se hace actualmente. La gente desconoce la profesión del arquitecto y lanza juicios en cualquier medio hablando de estética, integración y estilo. Cuando acabé el bachillerato entré en la carrera y hasta hoy (cuarto) siento que hago lo que me gusta y me apasiona. Pienso todo el día en arquitectura como mi afición preferida, por encima de otras que lo eran antes. No veo esto solo como un trabajo (que me costará conseguir cuando salga de la escuela), sino como lo que me gusta hacer. Y llega hoy, un día en el que te da por escribir tus reflexiones sobre lo que la sociedad sabe de la Arquitectura y entiendes que es una idea bastante primitiva o histórica. El arquitecto ya no es solo ese que se ciñe a los ordenes y estilos (y desde hace mucho), ni tampoco es ese que solo es necesario para hacer viable un proyecto. Tampoco es el estúpido y ególatra que no sabe entender mas allá de sus caprichos estéticos, aunque muchas veces tengamos que aguantar a más de un profesor así en la escuela. Nosotros estudiamos cada día para poder entender la Arquitectura, y saber lo que cada proyecto necesita, aunque evidentemente no haya un proyecto único. Pero es normal esta imagen, si vemos esta formación ya mencionada antes y las constantes referencias que nos llegan de Zaha Hadies - como escribió José Ramón en su blog Arquitectamos locos?-, Calatravas y edificios con detalles de "imitación" de histórica o de  tendencia Kistch que marcan un rechazo por parte de la sociedad. Muchas veces veo edificios que pienso: ¿cómo este Arquitecto ha podido salir de la misma carrera que yo y de los mismos talleres de proyectos que yo he salido?. Por eso, a veces y con razón, la gente piensa así de la arquitectura moderna y la infravalora, llegando a extremos como la LSP.

Palacio de Congresos (Oviedo), perfectamente metido en escala - Santiago Calatrava
Por eso (aunque aun soy un ingenuo estudiante de arquitectura), además de intentar dar una cultura arquitectónica desde pequeños -y no quiero decir, que la arquitectura deba ser el centro de todo- nosotros como arquitectos somos los que tenemos el deber de ser buenos profesionales y transmitir esa ética sobre nuestra labor. No lo entiendo como construir por construir, porque a eso nos dediquemos, sino construir con sentido, con disciplina, con mimo y con cuidado de no dañar ese espacio que estamos modificando. Intentar aportarle algo nuevo al lugar e intentar que la gente se sienta bien ahí e integrarse con la historia y la cultura. Y ya no hablo solo de vida profesional, puesto que esto debe empezar desde la escuela. Estudiar arquitectura, comprenderla y quererla... porque siempre he pensado que a pesar de la subjetividad, si un proyecto es bueno de verdad, es bueno en la subjetividad de todos.  

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nota del autor: los comentarios que resulten ofensivos o de temática diferente a la aquí tratada serán eliminados. Desde "planta o sección" agradecemos la crítica constructiva y sobre todo, agradecemos tu visita y dedicación.

© planta o sección
Maira Gall