17.10.12

El espacio bajo el viaducto. El puente del Alamillo.


Hace unos días hicimos un hallazgo. Lo buscábamos desde el curso pasado, guiados por unas palabras de uno de nuestros profesores de proyectos... "la parte de abajo del puente del Alamillo". Para quienes no lo sepan que lo dudo, es un puente realizado por Santiago Calatrava para dar solución a las comunicaciones entre Sevilla y la EXPO 92´. Buscábamos ese lugar porque las veces que habíamos estado bajo el puente no habíamos visto más que la parte de abajo de un puente. Es cierto que estos lugares son interesantes, pero... ¿por qué nombró ese lugar y no el de el puente de la Barqueta por ejemplo? ¿o el de Triana? Él lo describió como un lugar amplio para muchos usos e incluso se atrevió a juzgarlo como el mejor espacio de Sevilla. Pero allí no había nada amplio. Fuimos vagos y tras visitarlo y ver que no  había nada más allá de lo ya conocido, abandonamos la búsqueda. Podríamos haber preguntado a alguien que hubiera vivido la EXPO con mejores recuerdos que nosotros... o a alguien que conociera mejor la ciudad, pero desistimos, no recuerdo por qué. Quizás porque allí no parecía esconderse nada. No creímos que pudiera haber una "parte secreta" y nos decantábamos más por el hecho de que ese espacio podría haber desaparecido, tras finalizar la EXPO o con algún proyecto urbano. Lo dejamos pasar...

...Y fue hace un mes, en la Bienal Iberoamericana, cuando se produjo la revelación. Andábamos mirando paneles expuestos y apareció el puente. Entre las fotos mostradas había una que no era la imagen del puente que nosotros conocíamos sino que se parecía más a la breve descripción de nuestro profesor. Es más, no estaba sobre agua, sino que era un sucesión de pilares de grandes dimensiones a lo largo de más de trescientos metros en tierra. Pero ¿dónde estaba aquello? No nos hacíamos una idea de su ubicación porque bajo el puente solo había río y el borde del paseo. Aquello parecía una continuación en tierra. 

Días después volvimos al sitio e incluso saltamos vallas para ver si se nos había escapado algo cual escena de un crimen. Era patético, allí no había nada, tan solo pudimos deducir que algo se había tapado con muros de hormigón y que quizás ya no existiría. Nos vamos. A otro sitio; a dar un paseo. Buscamos la forma de salir de la Cartuja un sábado, todo vallado y cerrado. Damos un giro, cogemos una calle, "nos perdemos" y de repente ... ¡Oye mira! ¿ves eso? Allí estaba el espacio de la foto. Un longitudinal viaducto blanco que no tenía más función que la de dejar pasar coches por debajo (en un pequeño tramo) y por arriba en una relación ortogonal. Un lugar más que visto, por donde habíamos estado patinando otras veces y que sin embargo ni nos habíamos parado a observar. Era tan solo un tránsito, como un puente de carretera, y sin embargo nos plantamos debajo y vimos ese encanto que guardaba. Se escuchaban los coches pasar por encima pero apagados por la densa capa de separación. Había sombra, agradecida en Sevilla. Entre la sombra entraban resquicios de luz, pero atenuada, por los lados y por los huecos redondos. Tan solo había viario y camiones aparcados. Lo recorrimos. Junto con lo inerte había también resquicios de vida: unos chicos jugando al béisbol, un rocódromo...y para de contar. Por los laterales, a una cota más elevada, se podía acceder a otra pasarela únicamente peatonal... Todo igual, descuidado, sucio y sobre todo olvidado. Esa era la realidad de ese espacio en una ciudad donde su zona más moderna y con posibilidades se remata con vallas que se cierran los fines de semana, pabellones alienados y un rascacielos en construcción como si fuera la única solución posible.







El viaducto del Alamillo es conocido, y tras su visita encontramos algún foro que trataba el tema:

"El otro día me di una vuelta por el Viaducto del Alamillo, hacia años que no paseaba por allí y la verdad es que el deterioro es muy preocupante. Todo el sistema de iluminación del viaducto ha desaparecido, incluidos los cables!! y se nota la falta de mantenimiento y de limpieza. Aun así no deja de ser espectacular, es una pena que no lo valoremos como se merece. Espero que con la ampliación del Parque del Alamillo se aproveche el espacio bajo el Viaducto" Escrito por Alberto Martín en el tema "Puente del alamillo" www.sevilla21.com

Realmente no era difícil encontrarlo, pero así fue mejor, de lo evidente. Comprendimos su olvido. Para nosotros fue un descubrimiento no del objeto en sí, sino del vacío espacial que este generaba y todas las oportunidades que se nos vinieron a la cabeza en el mismo momento de habitarlo, aunque fuera durante una hora. No se cual es el futuro que depara a la Cartuja y a lugares como estos, pero ya llevan veinte años en la memoria de muchos, como aquello que fueron.


Fotografías tomadas por Juan Carlos Lagares Cáceres. Última fotografía extraida de http://anviradecai.wordpress.com/2007/07/19/el-ano-que-el-mundo-se-encontraba-dentro-de-espana/ en Octubre de 2012.

--
Nota del autor: Nos gustó el hallazgo, pero que cara se le queda a uno cuando ya lo "conocía"  pero no es capaz de relacionarlo.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nota del autor: los comentarios que resulten ofensivos o de temática diferente a la aquí tratada serán eliminados. Desde "planta o sección" agradecemos la crítica constructiva y sobre todo, agradecemos tu visita y dedicación.

© planta o sección
Maira Gall