9.3.12

El proyecto único

En estos días ando leyendo un libro de Toyo Ito, Toyo Ito. Conversaciones con estudiantes. En uno de sus textos leí el siguiente fragmento:

(...)Los aspectos formales, sean buenos o malos, no vienen al caso; un cambio en la forma o en la posición de cualquiera de los tubos no haría más que alterar el equilibrio general y requeriría del reposicionamiento del resto hasta que se alcanzase otro nuevo equilibrio. Aquí, pues, no cabe ninguna solución óptima “mejor”, no es posible una discusión de los méritos relativos de una disposición respecto a otra.

Este planteamiento se diferencia bastante del pensamiento arquitectóncio del movimiento moderno, con su afán por encontrar claridad y optimización en todo”.

En el texto se hace referencia a la Estación de Oslo en el que unos tubos atraviesan por distintas zonas un edificio prismático, creando en su interior diferentes espacios.



Nueva bibliteca central Deichman-Oslo-Toyo Ito

El hecho de que me llamara la atención fue por que me recordó a otro texto leido en la clase de Composición del día 5 de marzo en el que podía leerse lo siguiente:

(...)En la segunda, texto ya no es algo completo, cerrado en un libro entre sus tapas; es una red diferencial, un tejido de huellas que se refiere hasta el infinito a algo diferente en sí mismo. Texto en este sentido es una condición fundamental de DESPLAZAMIENTO. No es un objeto estable sino un proceso, una actividad transgresiva que dispersa al autor como centro, límite y garantía de verdad (...) El texto nunca permite un único significado. Todo se presenta para significar más de una cosa. La arquitectura, debido a su presencia, su especificidad de tiempo y su espacio, ha sido tradicionalmente vista como algo necesariamente unívoco. Es decir, se resiste a la multivalencia dislocadora del texto. Implicaría lo mismo entender la arquitectura como texto que como segunda lengua, en otras palabras, como algo no originario y no natural”. 
Eisseman. P. (1984) LA ARQUITECTURA COMO SEGUNDA LENGUA: LOS ENTRE-TEXTOS. Obras y Proyectos. GIORRA, P. ELECTA

En él se trata la arquitectura como una segunda lengua, proveniente de otras ciencas o técnicas, ya que por ella misma no podría ser. Dice que la arquitectura es el texto con su carácter dislocador.

En ambos textos se trata la aleatoriedad/elección de una solución. La arquitectura ya no puede verse como una respuesta única a una causa concreta pues no puede ser ni blanco ni negro. Hoy creo que la arquitectura se mueve en la escala de grises y una solución debe ser elegida y razonada al final...pero muchas otras soluciones podrían haber sido igualmente razonables. Como se comenta en el texto de Toyo Ito, esos tubos podrían haber ido por otro lugar, solo habría que reajustar el proyecto a ese nuevo cambio...pero el optó por esa solución.


Son simplemente aspectos formales. Lo principal es tener una ESTRATEGIA de proyecto clara, que pueda resistir cualquier elección de estos aspectos.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Nota del autor: los comentarios que resulten ofensivos o de temática diferente a la aquí tratada serán eliminados. Desde "planta o sección" agradecemos la crítica constructiva y sobre todo, agradecemos tu visita y dedicación.

© planta o sección
Maira Gall